Investigadores de la Universidad de Stanford (California) determinaron que el control del ritmo de los glucocorticoides, comúnmente conocidos como las hormonas del estrés, reduce el aumento de peso, según un estudio publicado hoy en la revista especializada Cell Metabolism.

Este informe proporciona la primera comprensión molecular de por qué las personas aumentan de peso debido al estrés crónico, los ritmos circadianos alterados y el tratamiento con glucocorticoides, usado en pacientes con artritis reumatoide y asma.

"Esta investigación explica por qué los tratamientos con glucocorticoides están tan relacionados con la obesidad, y sugiere formas en que dichos tratamientos puedan administrarse sin los efectos secundarios comunes del aumento de peso y la pérdida de calidad ósea", señaló la autora principal del trabajo, Mary Teruel, de la Facultad de Medicina de Stanford.

Las células de grasa normalmente se regeneran a un ritmo del 10 % por año, un fenómeno que ha sido el foco de investigación de Teruel durante varios años.

"Ahora sabemos el código circadiano que controla el interruptor hacia el aumento de peso, y hemos identificado moléculas clave que están involucradas", apuntó Teruel, que dijo que el equipo descubrió que la maduración de las células grasas aumenta si la exposición a glucocorticoides dura menos de 12 horas.