Chayanne desata una montaña de emociones entre un público fiel en Quito

Una montaña rusa de emociones desató el día de ayer Chayanne en un concierto ofrecido en la capital ecuatoriana, Quito, ante miles de fanáticos que corearon y bailaron sus más emblemáticas canciones, de un repertorio cargado de ritmo, romanticismo y pasión.

Sencillo y carismático, Elmer Figueroa Arce (su nombre verdadero) se reencontró cuatro años después con su público de Quito que, leal, lo acompañó en coros gigantes y convirtió al coliseo General Rumiñahui, en una gran pista de baile.

Con "Torero", uno de sus más famosos y rítmicos temas, Chayanne arrancó gritos de alegría y bailes emocionados en su público, mayormente femenino, que comenzaba así un paseo de sensaciones de cerca de hora y media.

Imágenes del planeta Marte y de bailarines proyectadas sobre siete pantallas gigantes, dieron paso a "Humanos en Marte", la segunda canción del concierto "Desde el Alma", que llenó cerca de las tres cuartas partes de un aforo de 10.000 personas en el Rumiñahui.

Ocho bailarines con colorida vestimenta irrumpieron en el escenario para acompañar al cantante con "Qué me has hecho", mientras ensordecedores gritos de emoción proliferaban entre sus fans.

Con el tema "Boom Boom" la energía se derramó aún más del escenario a la audiencia, a la que el cantante sorprendió al dedicar las emociones de la noche al ganador del Giro de Italia 2019, el ecuatoriano Richard Carapaz, porque "representa a toda la juventud, el esfuerzo, la dedicación".

Incansable sobre la pista, el portorriqueño de 51 años regaló una noche mágica y de sensuales movimientos a sus seguidores, que le enseñaban carteles con frases apasionadas, le regalaban rosas, peluches y sobre todo su admiración y fidelidad.

"Un siglo sin ti" conectó de nuevo con la vena romántica del público y el alma latina estalló con "Fiesta en América", con la que el cantante hablaba de un solo corazón, el del continente donde ha tenido gran aceptación en su carrera, que comenzó con tan solo 10 años de edad, cuando integró el grupo "Los Chicos".

Hubo emoción cuando subió de entre el asistentes a una niña al escenario, con la que bailó un vals.