Unos felices duques de Sussex califican de "sueño" a su recién nacido

Unos sonrientes pero visiblemente cansados duques de Sussex, Enrique y Meghan, presentaron este miércoles por primera vez a los medios de comunicación, así como a la reina Isabel II, a su hijo al que han llamado Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

Desde el majestuoso salón de San Jorge del castillo de Windsor, a las afueras de Londres, los duques posaron brevemente ante un reducido grupo de medios gráficos y de televisión para contar su experiencia como padres primerizos y expresar su inmensa felicidad.

La exactriz estadounidense, que llevaba un vestido blanco y a la que se veía radiante pero cansada, calificó de "mágico y bastante asombroso" a su bebé, que estaba dormido, envuelto en una mantilla blanca con detalles calados, con un gorrito de punto y en brazos de su padre.

presentaron este miércoles a Isabel II su bebé recién nacido, octavo bisnieto de la soberana, al que, en un toque de modernidad, han llamado Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

El niño, que pesó 3,3 kilos, es el octavo bisnieto de la soberana británica y séptimo en la línea de sucesión al trono, después de su padre; de sus primos, Jorge, Carlota y Luis; de su tío, el príncipe Guillermo, y su abuelo, el príncipe de Gales.

"Tengo a los dos mejores chicos del mundo, estoy realmente feliz", afirmó la duquesa de Sussex, que acariciaba a su bebé mientras hablaban sobre el carácter del pequeño.

"Tiene un temperamento muy dulce, es bastante tranquilo", agregó, a lo que el duque de Sussex añadió, entre risas, que no sabía de quién sacaba esa calma.

Mientras intercambiaba miradas con su mujer, el príncipe Enrique contó a los medios que espera pasar momentos especiales con su hijo a medida que crezca en las próximas semanas.

"Es fantástico. Ser padre es increíble. Apenas han sido dos días y medio, tres días, pero estamos tan contentos de tener nuestra pequeña auténtica alegría", dijo Enrique, al que se le veía visiblemente emocionado mientras observaba a su bebé.