Manuel Carrasco vuelve con un álbum

Manuel Carrasco, el hombre que más discos y entradas de conciertos vendió en España en 2016, está de vuelta con un nuevo álbum, "el más ambicioso", para reivindicar la sensibilidad con el otro y templar una semana que arranca fría.

Entre las manos trae a su entrevista en Madrid con Efe el octavo álbum de su carrera, "La cruz del mapa" (Universal Music), que se publica el viernes con la producción de Pablo Cebrián, gran ornamento orquestal y grabación en los mismísimos estudios de Abbey Road, en Londres.

"No es un disco que se haya hecho como mucha música de ahora, en un ordenador, y no hay mejor sitio para ello que Abbey Road, que tiene una magia y una acústica especial, así como una instrumentación que es una pasada, como un piano de 150 años que utilizaron los Beatles. Además, a nivel personal me he dado ese gusto. No me podía morir sin grabar allí", reconoce.

Contiene 14 canciones trabajadas "día a día" del último año, lo que lo convierte en su disco "más ambicioso" y el más pensado "para la larga distancia", de forma que revele nuevas facetas a medida que se escucha más y más, con unas coordinadas que temáticamente apuntan a sus raíces, guiado en parte por la brújula de la paternidad.

"Es algo que nos afecta de una manera muy positiva, porque la vida cambia a mejor y se llena de cosas bonitas. Te vuelve más sensible y entiendes muchas cosas que antes no entendías, no mirando tanto hacia dentro como hacia fuera", explica Carrasco (Huelva, 1981).