Más de un millar de personas dan su último adiós a Camilo Sesto

Más de un millar de personas, entre anónimos y famosos, dijo adiós a Camilo Sesto este lunes en la capilla ardiente instalada en la madrileña sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), donde se destacó su buen humor, su talante pionero y su capacidad para trascender generaciones.

"Desde los años 70 es un mito de la canción melódica española y su música ha pervivido en las generaciones jóvenes", subrayó el ministro español de Cultura, José Guirao, uno de los primeros en despedirse del músico, cantante y compositor, mientras ante los periodistas desfilaban coronas de flores como la enviada por "la familia Bosé".

Fue a diez minutos de las 12 del mediodía cuando abrió sus puertas la capilla ardiente para que pasaran ante el féretro cerrado personas llegadas, en algunos casos, desde fuera de Madrid, como Carla y su madre, que tras viajar de noche en un autobús con origen en Barcelona encabezaban desde primera hora una larguísima cola cuyo final no se atisbaba a las puertas de la SGAE.

Eso es algo que destacó con "la piel de gallina" la presidenta de esta institución, la soprano Pilar Jurado, "en un país que no cuida lo suficiente a sus artistas al pasar su momento de gloria". "Se merece esto y mucho más", dijo, en alusión a sus 40 discos publicados, más de 100 millones de copias vendidas y 340 obras registradas.