Noventa años de los primeros Óscar, 15 minutos de gala que cambiaron el cine

Solo duraron quince minutos pero cambiaron el cine. Este jueves se cumplen 90 años de los primeros Óscar, unos premios que, mucho antes de convertirse en el acontecimiento mundial de la gran pantalla y la moda que son ahora, comenzaron como una gala de lo más discreta y sencilla.

El 16 de mayo de 1929 tuvo lugar en Los Ángeles (EE.UU.) la primera entrega de los premios de la Academia de Hollywood, unos reconocimientos a los que la industria cinematográfica, con apenas unas décadas de vida, llegó en pañales.

Por ejemplo, la institución que cada año organiza los Óscar se había fundado solo dos años antes.

La entrega de las estatuillas, todavía sin el nombre de Óscar pero ya con una forma muy parecida a la actual, se realizó como parte de una cena de la Academia.

Pero a diferencia de las larguísimas galas de los últimos años, un suplicio para muchos seguidores y un dolor de cabeza para los encargados de retransmitirla en televisión, los primeros Óscar solo duraron un cuarto de hora.

Esa extrema brevedad y concisión tuvo que ver con que los ganadores de las doce categorías se conocieron tres meses antes, por lo que la ceremonia fue una simple formalidad.

A esa cena asistieron 270 personas que pagaron 5 dólares de entrada y que se desarrolló en el Hollywood Roosevelt Hotel, un clásico de Los Ángeles situado en un Hollywood Boulevard que hasta tres décadas después no vería el nacimiento del Paseo de la Fama y de las estrellas instaladas en el suelo de esa misma calle.

Lenguado salteado, pollo asado y consomé formaron parte del menú de la velada, según el libro "85 Years of the Oscar" (2013) de Robert Osborne.

Douglas Fairbanks, el primer presidente de la Academia, presentó las doce categorías.

Y William C. deMille bromeó sobre la dificultad de elegir a los ganadores: "Es un poco como preguntarse: '¿Este hombre juega a las damas mejor que ese otro juega al ajedrez?'".

"Wings" se llevó la primera estatuilla a la mejor película, mientras que Emil Jannings por "The Last Command" y Janet Gaynor por "7th Heaven" triunfaron como mejor actor y mejor actriz, respectivamente.

Gaynor lo tuvo fácil: de las cinco candidaturas a mejor actriz, tres llevaban su nombre por las cintas "7th Heaven", "Street Angel" y "Sunrise".