Costa Rica llevará filme "El despertar de las hormigas" al Festival de Berlín

La película costarricense "El despertar de las hormigas", dirigida por Antonella Sudasassi Furniss, fue seleccionada para participar en el Festival Internacional de Cine de Berlín (Berlinale), informó este miércoles la productora.

Mediante un tratamiento de carácter íntimo y naturalista, la película explora cómo ciertas relaciones familiares entretejen expectativas hacia las mujeres y retrata los roles de género naturalizados en la sociedad.

"La presencia de la película en la Berlinale es una opción de generar interés en la industria internacional, lo que fortalece que la película llegue a un público cada vez más amplio", expresó la productora de la cinta, Amaya Izquierdo.

La película participará en la sección Forum, que está dedicada específicamente a propuestas de alto contenido artístico y social. Según el propio festival, exhibe películas que buscan crear un marco discursivo de carácter deliberadamente internacional que tenga el potencial de captar nuevamente el cine y cambiarlo de manera duradera.

"La participación de la película en la Berlinale es sin duda una excelente oportunidad para nosotras. Estamos trabajando en las presentaciones allá, donde tendremos contacto directo con el público, lo que es muy enriquecedor y gratificante, ya que es para ellos para quienes hacemos cine", destacó Izquierdo.

El largometraje fue filmado mayoritariamente en la zona de San Mateo, en la provincia de Alajuela (centro) y retrata la rebelión silenciosa de Isabel, interpretada por la actriz costarricense Daniella Valenciano, ante la presión de su familia por tener un tercer hijo: el varón.

El filme es una coproducción entre la productora costarricense Betta Films y la española Solita Films. Además recibió apoyo económico de ambos países para poder finalizar la película.

"Con 'El despertar de las hormigas' quise reflexionar sobre esas pequeñas acciones que día a día nos van enseñando a las mujeres a complacer, servir, atender, estar casadas, ser madres, ser para los demás; enseñanzas y exigencias que aprendemos incluso de nuestras madres, tías y abuelas, que no surgen de la mala intención, sino de la costumbre", explicó Sudasassi.