Brad Bird, ganador de dos Óscar por "The Incredibles" (2004) y "Ratatouille" (2007), estrena este viernes en todo el mundo lo nuevo de Pixar, "Incredibles 2", un filme en el que las mujeres tienen papeles muy destacados y el auténtico superpoder es "la unidad de la familia".

"Es una película donde las mujeres mandan", afirma en una entrevista con Efe en Madrid el director, que recuerda que tuvo la idea de esta historia desde que empezó la promoción de "The Incredibles".

Hellen Parr, la madre de esta peculiar familia "ya era un personaje muy fuerte y hemos seguido esa línea de la historia, no hemos cambiado nada", precisa Bird.

Una segunda parte que ha tardado catorce años en llegar, a pesar de que el director asegura que comenzó a escribirla nada más terminar la primera, y que recupera a la familia Parr (los increíbles que mantienen oculta su verdadera identidad de superhéroes) como si no hubiera pasado el tiempo.

Ahora, las nuevas tecnologías captan a la familia en una de sus actuaciones contra el mal y un magnate les ofrece salir del anonimato mediante una campaña de marketing que tendrá a la madre como protagonista; esto supone que Bob tendrá que quedarse en casa a cuidar de Jack Jack, un bebé que parece "normal".

Bird reconoce que hoy está mucho más de moda que entonces dar prioridad a la igualdad o crear personajes femeninos potentes, pero explica que los guiones se hacen "con tantísima antelación que no hay manera de reaccionar a la actualidad. Solo queríamos contar una buena historia", resume.

La cinta está llena de guiños a la igualdad, al ecologismo y al valor de la diversidad: todos los papeles relevantes de la historia son protagonizados por mujeres, se lanzan mensajes de comida saludable y hasta la moto que conduce Elastigirl es eléctrica.

"No es un riesgo apostar por las mujeres; es más, creo que así somos las mujeres en el mundo, yo soy una mujer trabajadora y mi marido ha pasado mucho tiempo con nuestros hijos; aquí, Bob se tiene que quedar en casa con los niños y eso da mucho para la comedia", apunta una de las productoras de la cinta, Nicole Grindle.