Brad Pitt y Laura Dern, entre los más sociables en el almuerzo de los Óscar

 

Brad Pitt, Leonardo DiCaprio, Charlize Theron, Laura Dern y Robert De Niro fueron algunas de las estrellas de Hollywood que acudieron este lunes al almuerzo de nominados a los Óscar, que este año comenzó con un minuto de silencio por la muerte de Kobe Bryant.

En esta tradicional cita, actores, directores, productores, guionistas, compositores e ingenieros candidatos al Óscar se reunieron en una misma mesa para conocerse, compartir sus experiencias y dejar de lado la presión por la victoria en un entorno amistoso al que acudieron unos pocos representantes de medios de comunicación invitados por la Academia de Hollywood.

Si bien se trató de un almuerzo alegre y relajado en la que se pudo ver a cineastas como Quentin Tarantino, Sam Mendes, Noah Baumbach y Greta Gerwig compartiendo conversaciones y bromas, el evento arrancó con un minuto de silencio dedicado a Bryant que el presidente de la Academia, David Rubin, pidió y al que se sumaron con solemnidad todos los asistentes.

Antes, el revuelo en el Dolby Theatre -lugar donde también se entregan los Óscar- se levantó con la llegada de Brad Pitt, que cercano y amable, posó primero ante los fotógrafos y luego atendió a los invitados que se acercaban para felicitarle o pedir una foto, con el detalle de que, a pesar de su popularidad, no dudó en llevar una acreditación con su nombre, como el resto de comensales.

Su compañero de reparto en "Once Upon a Time in... Hollywood", Leonardo DiCaprio, llegó más tarde, pero a tiempo para posar en la clásica fotografía de nominados, donde se situó cerca del director de la película que ha otorgado nominaciones tanto a él como a Pitt, Quentin Tarantino.

Tarantino protagonizó momentos de risas con otros directores y bromeó en varias ocasiones con los fotógrafos oficiales del evento, en búsqueda de la mejor instantánea.

A quienes también rodearon los fotógrafos fueron a Florence Pugh y Renée Zellweger, que coincidieron en su llegada al evento y conversaron durante un rato con visible complicidad.

Aunque si hubiera un premio a la candidata más sociable, ese sería para Laura Dern, quien fue de las primeras en llegar a la cita y pasó buena parte del evento interactuando con los invitados por las diferentes mesas, donde se sirvió un menú basado totalmente en vegetales y con el objetivo de no generar ningún desperdicio en plásticos o utensilios no reutilizables.

Entre las anécdotas, la Academia dio consejos a los invitados -en tono irónico- para que sus discursos de agradecimiento en la gala sean memorables, con ejemplos de éxito recogidos en un vídeo.

"La mayor parte de la gala son ustedes y su discurso", decía la introducción.

Por su parte, el presidente Rubin valoró la diversidad de perfiles, nacionalidades y culturas que se concentraron la sala como un aspecto positivo.

Entre los ausentes, Joaquín Phoenix, Scarlett Johansson y los españoles Pedro Almodóvar y Antonio Banderas, que este fin de semana triunfaron en los premios Goya con "Dolor y Gloria", candidata a mejor película extranjera.

Quién sí estuvo y también acababa de triunfar en otros premios fue el español Sergio Pablos, director de la cinta animada "Klaus", que venció este fin de semana en los Annies -los galardones más importantes de la animación- con siete estatuillas, algo que el propio cineasta reconoció que fue "totalmente inesperado" y aún tiene que "asentarlo" en su mente.

Entre los latinos presentes también estuvo el argentino Pablo Helman, nominado al Óscar a los mejores efectos visuales por su participación en "The Irishman", representada en el almuerzo por dos iconos de Hollywood como Robert De Niro y Al Pacino, que se levantaron fuertes aplausos cuando subieron al escenario para posar en la foto grupal.

Aunque quizás la ovación más sonada fue la del surcoreano Bong Joon-ho, director de "Parasite", la cinta que ha revolucionado a Hollywood y que parte con fuerza para la gran cita en la que todos los invitados volverán a reunirse: La entrega de los Óscar del 9 de febrero.