El Joker viaja a los orígenes de su locura para robar el León de Oro

El Joker asaltó ayer la Mostra de Venecia para robar el León de Oro, con el estreno de una película sobre este villano interpretado ahora por Joaquin Phoenix en la que se muestra de cerca su viaje hacia el abismo del mal y de la locura.

Nadie puede asegurar que logre conquistar Venecia pero tampoco se puede negar la enorme expectación que provocó el estreno de esta película centrada en el enemigo número uno de Batman, con largas colas y un leve retraso en su proyección, que culminó en aplausos.

El director Todd Phillips ha querido dotar de una historia propia, íntima y personal a este payaso del cómic, para ahondar en la causa de su locura y en sus irrefrenables deseos de hacer el mal.

"Me pregunté por qué no se hacía una película sobre el Joker, una profundización en un personaje fantástico", reconoció en la rueda de prensa de presentación el realizador estadounidense, más conocido por comedias como "The Hangover" (2008).

Phoenix insistió en que lo atractivo del proyecto fue dar "un punto de vista totalmente propio" a este personaje de pelo verde y siniestra sonrisa, sin mirar a los interpretados en el pasado por otros actores como Jack Nicholson, Jared Leto o Heath Ledger.

De este modo ha dado un pasado al personaje, previo beneplácito de la editorial DC Comics, pese a que fue "difícil" de lograr y fue preciso insistir.