Exposición excesiva al sol puede derivar en daños al cerebro o el corazón

La exposición excesiva al sol puede provocar golpes de calor los cuales pueden derivar en daños al cerebro, corazón, riñones y músculos, señaló este viernes un experto.

"Estar expuesto de manera prolongada a altas dosis de radiación solar puede tener consecuencias", dijo el médico representante del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) de México, Antonio Leyva Islas.

El especialista explicó que la excesiva exposición al calor puede provocar afectaciones "de leves a severas", las cuales van desde confusión, agitación, problemas en la dicción, irritabilidad, delirio, hasta convulsiones y estado de coma.

También, dijo, se pueden presentar náuseas, vómito, piel enrojecida y respiración acelerada "ya que el organismo trata de enfriar nuestro cuerpo y lo hace a través de la respiración y sobre todo los vasos sanguíneos".

Además, explicó que al funcionar la piel como "un radiador, parecido al de los carros, los vasos se abren para tratar de perder calor y ello implica que el corazón lata más rápido".

Es por ello que las personas que tienen afectaciones cardíacas o pulmonares pueden presentar la sintomatología mucho antes de llegar a los 40 grados centígrados en su cuerpo.

Leyva Islas explicó que el "golpe de calor" se genera cuando el cuerpo humano alcanza más de 40 grados centígrados, tres más de lo que regula el sistema nervioso central.

Indicó que los niños menores de cinco años y los adultos mayores de 60 años son los grupos con mayor riesgo cuando hay "golpe de calor" porque pierden estabilidad para regular la temperatura corporal.

Del mismo modo, dijo que los pacientes que toman diuréticos, medicamentos para el corazón y las personas con problemas mentales y crisis convulsivas tienen un riesgo más elevado que otras personas.

Ante un "golpe de calor", recomendó en primer lugar quitar a las personas de la exposición de los rayos solares, ponerlos a la sombra, incluso meterlos a una bañera o ducharlos con agua fría.

También se les debe colocar compresas frías o hielos en la espalda, axilas y regiones inguinales para tratar así de bajar la elevada temperatura corporal, hasta revisar, con un termómetro, que esta vaya a la baja.

Si no hay mejoría, se debe acudir a un centro hospitalario ya que el daño por "golpe de calor" puede llevar a la muerte.