Escoja prendas íntimas según sus curvas

La ropa íntima es como una segunda piel. Debe ser cómoda, pero además debe ajustar de la manera correcta, para realzar los atributos. Una mala elección de la talla o del estilo de la prenda afectará la figura y el look completo.

Tan importante cómo seleccionar el brasier apropiado, lo es el escoger el calzón, de acuerdo con la forma de los glúteos.

“Hay diferentes siluetas, esa variedad en las curvas femeninas hace que un mismo estilo de calzón no le luzca a todas por igual. Para optar por la prenda adecuada, es decir, la que más favorezca, es importante reconocer cuál es el tipo de glúteos que se tiene”, indica Wendy Quintero, asesora en lencería de la marca líder colombiana Lili Pink.

Formas y consejos

Si bien existen diferentes clasificaciones de glúteos, se suelen tipificar en cuadrados, circulares, en forma de “V” y corazón invertido.  Para cada caso, la especialista recomienda ciertos estilos de ropa íntima.

Cuadrados: se caracteriza porque las caderas lucen rectas y la línea externa de los muslos es perpendicular hacia ellas. Sugerencia: tangas y bikinis, de tiro medio y alto, que ayuden a crear un efecto de redondez.

Circulares: se reconoce porque la cadera y la cintura tienen tamaños muy parecidos, pero los glúteos tienen forma de burbuja.  Sugerencia: bóxers y clásicos si se busca mayor cubrimiento; cacheteros e hilos para las más atrevidas.

En forma de “V”: cuando la cadera es más ancha que la parte más baja de los glúteos. Sugerencia: bóxers y calzones clásicos que no tengan un corte muy alto en las piernas. Son aliadas las prendas de tiro bajo o alto, que ofrecen un buen cubrimiento de los glúteos, pues el tejido agregará volumen en los sitios adecuados, equilibrando visualmente.

Corazón invertido: los glúteos redondeados tienen mucho más volumen en la parte baja de las caderas, por lo que asemejan a un corazón “al revés”. Sugerencia: cacheteros, tangas y bikinis, que ofrecen cubrimiento moderado en los glúteos, evitando añadir volumen. Los cortes altos en las piernas ayudarán a prevenir que los bordes de los calzones se “enrollen” o aprieten los muslos.