El responsable del fenómeno global de "Despacito" se llevó el galardón President como reconocimiento a sus dos décadas de carrera musical, mientras que quien fuera el vocalista de Calle 13 recibió el premio Champion, que se entregaba por primera vez en la 25 edición de los BMI, como homenaje a sus logros artísticos y su trabajo filantrópico.

Estos galardones los organiza la entidad de gestión de derechos de autor Broadcast Music Inc. (BMI) para premiar los éxitos de los compositores de música latina.

"Todavía no sé cómo demonios entré en esa lista (de ganadores del premio President BMI). Me siento simplemente muy honrado", dijo Luis Fonsi sobre el escenario, quien aprovechó para agradecer a su familia, a productores y ejecutivos de la industria musical que han apostado por él en estos veinte "impresionantes" años de carrera.

"Y a todos ustedes, todos los autores que están aquí, toda esa gente que han ganado su primer BMI, lo celebro con ustedes, que sean muchos más y que sigamos haciendo buena música en español y representando a los latinos siempre en alto", agregó.

"Gracias a todos. Mi inglés es un poco malo así que intentaré ser breve", apuntó Residente entre risas.

"Cuando hago música realmente la siento y para mí eso es lo más importante", añadió René Pérez, quien aseguró que para él es crucial "ser honesto como artista" y que "todo lo que te afecte se plasme en el papel sin pensar en cualquier repercusión".

Residente también se acordó de sus seres queridos, pues ellos le dieron la inspiración para emprender su trabajo humanitario.

"Es algo que he hecho de manera natural. Gracias a mi madre y a mi padre crecí en una familia en la que aprendimos a compartir y ayudar a los otros. Por eso soy así", explicó.